Ética y Valores

DEPARTAMENTO DE ETICA Y VALORES

 

DOCENTES:

          MARY LUZ VASQUEZ

          LILIANA PEREZ RAMOS

          SINDY JHOANA RUIZ

 

El área de educación Ética y Valores Humanos se orienta a la formación de estudiantes en el ámbito de la reflexión de los problemas morales y la construcción de valores personales, sociales, familiares, económicos y políticos. Para alcanzar este fin, el área propone la formación en las competencias de desarrollo personal, de desarrollo de la conciencia moral, la de pensamiento crítico y reflexivo y las competencias ciudadanas.

Los objetos de enseñanza o contenidos están estructurados por los siguientes ejes curriculares: Persona, formación ciudadana, convivencia y desarrollo social y de la conciencia. Cada uno de estos ejes está constituido por ejes temáticos que se han secuenciado de manera coherente desde el grado primero hasta once.

El objeto de conocimiento del área son los problemas morales que rodean a los estudiantes hoy en día como causa de los cambios tecnológicos, científicos, políticos y sociales que influyen en la conformación de nuestro entorno, los cuales pueden ser abordados desde diferentes aproximaciones teóricas que se concretan en la construcción de un criterio autónomo y resiliente para relacionarse con los demás en los diferentes contextos.

La metodología para la enseñanza y el aprendizaje del área se basa en la teoría del aprendizaje significativo. Los criterios de evaluación del área están construidos sobre la base de los procesos de las competencias y la implementación del decreto 1290.

Con esta área se pretende aportar a la solución de problemas y necesidades en el ámbito ético y moral que presentan los estudiantes y la comunidad, en pos de formar a un ciudadano competente y transformador de las condiciones sociales en las que debe desempeñarse.

Si bien, en un momento se le dio poca importancia a la Educación Ética, hoy en día esto ha cambiado en gran manera, principalmente por parte del gobierno, quien además de implementar la materia por ley, ha comenzado a exigir que sea tomada como una área importante, le ha dado un lugar en el contexto educativo, e incluso la ha considerado fundamental para la formación de los estudiantes como ciudadanos activos. Los lineamientos curriculares y metodológicos hoy en día tienen mayor forma y retoman problemáticas de interés para los estudiantes, permitiendo discusiones que llevan al crecimiento de los jóvenes, niños y maestros.

Otro grupo de personas para las cuales la Educación Ética ha comenzado a tener mayor relevancia es para las comunidades académicas, han entendido que esta es una herramienta fundamental para la constitución del sujeto, que permite orientarlo en cuanto a su manera de pensar y de actuar, lo lleva a asumir una posición responsable, teniendo en cuenta las reglas, el lugar y el tiempo en el que viven, por lo tanto es un área que influye tanto en el plano teórico como practico.

Teniendo en cuenta la riqueza de nuestro País culturalmente hablando, el área de Ética debe retomar aspectos como las costumbres de los pueblos, sus maneras de concebir la vida y  particularmente el contexto en el que se enseña, de esta manera tendrá un papel relevante en la vida de los estudiantes. Es necesario además tener presente que el mundo y por ende nuestro país, se transforma día a día, existen diferentes maneras de pensar entre un pueblo y otro, entre un sujeto y otro, por ello, es importante retomar posiciones comunes y divergentes para que los estudiantes sean conscientes del papel que juega el entramado cultural en las decisiones que se toman en la vida. Para hacer referencia a lo anterior, es necesario recordar que los individuos asisten a múltiples transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales que “obligan” a la educación ética a confrontar constantemente a los estudiantes, a cuestionarlos, a orientarlos y sobre todo a la adquisición de herramientas necesarias para conocer, comprender y respetar, no solo la propia identidad cultural, sino también las de los demás (Reconocimiento de sí y de los otros). La educación ética debe apuntar a que los estudiantes reflexionen todo el tiempo, y de esta manera vayan definiendo su papel en la vida. Dicho en otras palabras debe orientar al estudiante a tomar una posición crítica y reflexiva sobre los diferentes momentos y circunstancias que se presentan en el diario vivir de todo ser humano, y asumir una posición propia ante ellas, tanto en lo interpretativo como en lo pragmático, He ahí la importancia del área.

Para hacer referencia a los valores (aspecto fundamental y complementario del área), es importante aclarar que estos son los criterios y conceptos que se adquieren a lo largo de la vida y se emplean para dar forma y sentido a las acciones. Cuando los niños(as) llegan al colegio no lo hacen en blanco, ya en su “trasegar por el mundo” y fruto de las relaciones establecidas con los familiares y amigos han construido algunos de dichos valores, incluso los han interiorizado, sin embargo, su personalidad no está constituida del todo, por ello, el papel de los integrantes de la institución, principalmente del maestro de ética, es posibilitar las condiciones óptimas para que desde las vivencias, conceptos, saberes y experiencias particulares,  los estudiantes signifiquen lo aprendido. El maestro debe posibilitar la discusión para que al interactuar con los otros, conozcan formas diferentes de proceder.

Es importante que como un equipo sitúen los comportamientos socialmente aceptados por dar cuenta de una responsabilidad y aquellos que no dignifican en ningún sentido, por representar todo lo contrario.

Como se mencionó anteriormente se ha dado un lugar diferente al área de Ética y Valores, es por ello que su metodología también ha tenido cambios sustanciales, esta debe estar orientada a la discusión y reflexión constante, y no a trasladar los conocimientos por medio del papel, es decir a dictar y copiar conceptos ante los cuales no se tomara el tiempo necesario para “digerirlos”. Además, hay que tener en cuenta que la ética implica una posición individual ante la vida, y deja entrever la manera en que cada persona la ha significado a partir de las reglas y costumbres “impuestas” por la cultura en la que se desarrolla, por ello no podría “repartirse” el conocimiento de manera literal y mucho menos obligar a que los estudiantes asuman una posición igual a la del maestro o compañeros.

Es bien sabido que en la formación de los estudiantes como individuos éticos la familia tiene un papel relevante, sin embargo, muchos padres de familia “no saben” como hacerlo, especialmente en grupos filiares de escasos recursos económicos, muchos de ellos ni siquiera conocen los conceptos de constitución política,[1] Democracia, ciudadanía o Ética una buena estrategia que permitiría un avance en la problemática seria que el maestro del área, trabaje de manera conjunta con el encargado del departamento de convivencia, y organicen grupos de trabajo en los que sean incluidos los referentes más importantes de los estudiantes. No

obstante, hay que tener en cuenta que el mayor trabajo debe hacerse con el niño, y debe ser orientado a la formación de un sujeto responsable, la labor de la institución debe estar sobre dicho individuo primeramente, de manera posterior, este comenzará a agenciar cambios fundamentales en su familia, movilizará pensamientos, toda vez que ha tenido la posibilidad de recrear a partir de diferentes medios la educación Ética, de dialogar y discutir con personas con  una visión diferente de la vida, lo cual lo lleva a ser cada vez más rico en conocimiento.

Por medio del trabajo realizado en el Área de Ética y Valores se brindara la posibilidad a los estudiantes de ser sujetos de su cultura, de entender las normas y de convertirse en modelos de hombres, posicionándose cada vez mejor, y cumpliendo con el rol de ciudadanos, responsables y consecuentes con la ley.

 

  1. OBJETIVO GENERAL DEL ÁREA.

El área de ética y valores tiene como objetivo general la formación integral de los educandos con miras a cultivar en ellos las principales dimensiones y facultades como son la dimensión ética, moral, de afrontamiento, afectiva, comunicativa, cognitiva, corporal, trascendental y proyectiva, que conduzcan a la formación de hombres y mujeres con sentido analítico, capacidad de liderazgo, gestión, autonomía, y participación crítica y constructiva dentro de un marco de respeto de los deberes y derechos; con una actitud permanente de valoración de la vida, la convivencia pacífica, la solidaridad, la equidad; con la finalidad de sortear diferentes situaciones que le presenta la vida en la cotidianidad y la modernidad; para así poder garantizar la formación de un SER trascendente frente a las decisiones de una sociedad demandante y con pocas ofertas para su realización personal y social.

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  •  Conocer el concepto de ética y valores para aplicarlo a su vida cotidiana.
  • Valorar y practicar normas de convivencia que permitan una mejor relación con los demás.
  • Reconocer algunos conceptos de valores y la forma de aplicarlos en su vida diaria.
  • Identificar algunos valores que le ayudan a tener una mejor convivencia con las personas que se relaciona, en el colegio, familia y barrio.
  • Reconocer que el colegio es un lugar donde se fortalecen los valores que le permiten crecer como individuo.
  • Identificar los deberes y derechos que tengo como persona integrante de un grupo social (colegio, familia, barrio).
  • Avanzar en el conocimiento de sí mismo, valorando su conducta.
  • Fortalecer la autoestima a través del establecimiento de relaciones adecuadas y la identificación de los roles que desempeña.
  • Generar la discusión sobre situaciones en las que se debe elegir, solamente, entre dos opciones aplicando los valores propios e identificando los pros y los contras, de optar por cada una.
  • Comprender la importancia y realizar una autoevaluación de los valores básicos para la sana convivencia como la tolerancia, la honestidad, la amistad, la responsabilidad  y el respeto por sí mismo y por los demás, practicándolos en los contextos cercanos (hogar, aula de clase, descansos, etc.).
  • Abordar la adolescencia como un periodo de cambio, donde se desarrolla un pensamiento autónomo, que facilita su participación consciente desde sus espacios de interacción para favorecer la convivencia.
  • Desarrollar en los estudiantes, su conciencia de la existencia de los demás, con el fin de mejorar sus vínculos sociales en los espacios en los que interactúa.
  • Generar la discusión sobre situaciones en las que se debe elegir, solamente, entre dos opciones aplicando los valores propios e identificando los pros y los contras, de optar por cada una.
  • Comprender la importancia y realizar una autoevaluación de los valores básicos para la sana convivencia como la tolerancia, la honestidad, la amistad, la responsabilidad  y el respeto por sí mismo y por los demás, practicándolos en los contextos cercanos (hogar, aula de clase, descansos, etc.).
  • Construir, teniendo en cuenta los pasos y los elementos, el proyecto de vida a través de la recopilación de su historia personal desde diferentes aspectos: familiar, intelectual, emocional, espiritual entre otros, como una forma de integrar todos los conocimientos y descubrimientos personales y sociales en todas las dimensiones humanas, proyectándolas en su futuro profesional y personal, aprovechándolo como una herramienta en la consecución de sus metas.
  • Resolver problemas y tomar decisiones de forma independiente y responsable, deteniéndose a pensar antes de decidir y aplicando un procedimiento sencillo pero muy útil.
  • Conocer la importancia que tiene la familia en el desarrollo humano de los jóvenes, motivándolos para que la acepten y la valoren.
  • Promover la salud mental, potencializando los recursos individuales para aumentar el conocimiento y la aceptación personal, fomentando además el aprendizaje de relaciones asertivas.
  • Enfatizar en los valores que permiten a los jóvenes, reconocer el lugar que ocupan en la sociedad y los aportes que pueden realizar a ella, reconociendo sus propias posibilidades y carencias.
  • Motivar a los jóvenes para su autoprotección teniendo en cuenta que del cuidado que cada uno tenga consigo mismo va a depender todo lo demás que quiera realizar en su vida.
  • Promover en los jóvenes una actitud esperanzadora hacia el futuro, para que adopten una postura crítica y optimista hacia él.
  • Perfilar a los jóvenes frente al tipo de persona que desean llegar a ser, mediante la clarificación de habilidades personales, elección de metas y actividades fundamentales.

 

PROYECTO TRASVERSAL. 

SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA.

 JUSTIFICACIÓN

 De acuerdo con la “Organización Mundial de la salud (OMS)” la sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales» (OMS, 2006).

Este proyecto cumple la función no solo de orientar a esta población de alumnos del Colegio San Cayetano, sino igualmente  hacer activos los conocimientos que se logren en función de unos valores hacia la persona misma y hacia los demás ya que la sexualidad es el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológico-afectivas del mundo animal que caracterizan cada sexo. También es el conjunto de fenómenos emocionales y de conducta relacionados con el sexo, que marcan de manera decisiva al ser humano en todas las fases de su desarrollo.

La sexualidad es un sistema de la vida humana que se compone de cuatro características, que significan sistemas dentro de un sistema. Éstas características interactúan entre sí y con otros sistemas en todos los niveles del conocimiento, en particular en los niveles biológico, psicológico y social.

Las cuatro características son: las enfermedades de Transmisión Sexual, la respuesta sexual humana, conductas sexuales,  la vinculación afectiva, y el sexo genético (Genotipo) y físico (Fenotipo) y por último la respuesta a aquellas preguntas generales que a la edad de la pubertad se hacen de su cuerpo.

La definición de trabajo propuesta por la OMS(2006) orienta también la necesidad de atender y educar la sexualidad humana. Para esto es de suma importancia, reconocer los derechos sexuales ya que la sexualidad se manifiesta en las personas a lo largo de sus vidas a través de situaciones, acciones, sensaciones y sentimientos.

(WAS, OPS, 2000):

  • El derecho a la libertad sexual.
  • El derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo.
  • El derecho a la privacidad sexual.
  • El derecho a la equidad sexual.
  • El derecho al placer sexual.
  • El derecho a la expresión sexual emocional.
  • El derecho a la libre asociación sexual.
  • El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables.
  • El derecho a información basada en el conocimiento científico.
  • El derecho a la educación sexual integral.
  • El derecho a la atención de la salud sexual.

En la medida que estos Derechos sean reconocidos, ejercidos y respetados, tendremos sociedades más sanas sexualmente.

 

OBJETIVOS, PROPOSITOS Y METAS
  •  Enseñar que «la sexualidad es algo maravilloso que merece vivirse, no de cualquier forma, sino de manera responsable».
  • Dar a los NNA elementos para que asuman  por si mismos la responsabilidad de su bienestar sexual, en los aspectos físicos, emocionales  y sociales.
  • Proponer algunos criterios para analizar lo que implica vivir la sexualidad responsablemente, dando a entender que una persona es responsable sexualmente hablando cuando:
  • Se hace cargo de los propios actos y decisiones.
  • Tiene en cuenta las consecuencias de los propios actos sobre sí mismo y los demás.
  • Tiene en cuenta los propios sentimientos, valores y actitudes para tomar decisiones respecto a la vida sexual.
  • Tiene la capacidad de aplazar el placer y la gratificación en situaciones que ocasionarían problemas y consecuencias negativas para sí mismo y otras personas.
  • Decide libre, consciente y autónomamente.
  • Cuando la vivencia sexual está asociada a un sentido que le da significado a la experiencia sexual y amorosa.

La responsabilidad será el producto de un largo y complejo proceso de formación que implicará la estructuración de conocimientos, valores, actitudes positivas, habilidades y el desarrollo claro de la personalidad.

En este sentido la prevención y la regulación (tanto de la procreación como de enfermedades de transmisión sexual) se vuelven parte de las decisiones que los menores aprenden a tomar por si mismos de manera responsable y adecuada.

 

BENEFICIARIOS

Población estudiantil  del Colegio San Cayetano.